Lo que tiene molesta a esta cliente de Chevyplan

Lo que tiene molesta a esta cliente de Chevyplan

11 de marzo del 2015

(Actualizado el 13 de marzo de 2015)

El miércoles 11 de marzo KienyKe.com publicó la nota “Lo que tiene molesta a esta cliente de ChevyPlan®”. La marca en cuestión envió una comunicación, la cual, en virtud del equilibrio informativo, nos permitimos reproducir: 

“La presente comunicación tiene por objeto solicitarle de manera respetuosa a su medio de comunicación virtual la respectiva rectificación de la información publicada el miércoles 11 de marzo, titulada “Lo que tiene molesta a esta cliente de ChevyPlan®” puesto que esta extensa exposición del caso de la clienta Leydy Romero no sólo es imprecisa en la información suministrada en cada uno de sus párrafos, sino que adolece de equilibrio informativo al faltar al más sagrado principio de cualquier medio de comunicación responsable, como es el de confirmar las fuentes de información. Esto con el agravante de faltar a la verdad al afirmar textualmente en el mismo artículo que:

“KienyKe.com trató de comunicarse sin éxito con ChevyPlan® para consultar el caso de Lady cuando ni siquiera lo intentó ni personal, ni telefónicamente o por medio virtual, como lo constatamos a través de todos nuestros sistemas de información y contacto.

Si bien entendemos que como medio de comunicación tienen la mejor intención de defender los derechos de los ciudadanos, lo mínimo esperado, es que también se tomen el trabajo de tomar en cuenta la versión de la contraparte. Por esta razón nos hemos tomado el trabajo de aclarar la información suministrada por ustedes y por la cliente Leidy Romero, en documento adjunto, pues afirmaciones hechas por ustedes como: “Chevy Plan ya no es una empresa tan boyante” cuando cada día es más grande y representativa, afecta el buen nombre de ChevyPlan® S.A., una compañía con 20 años en Colombia, líder en el sistema de autofinanciamiento que cuenta con un promedio de cien mil clientes en todo el país y ha entregado a satisfacción más de 75 mil vehículos, siendo el primer canal de distribución de General Motors Colmotores y la red de Concesionarios Chevrolet en todo el país.

Esperamos que nuestras aclaraciones sean tenidas en cuenta y publicadas en el mismo espacio de la publicación de la referencia, en aplicación de lo previsto en el artículo 15 de la Constitución Nacional que consagra el derecho al buen nombre y a exigir, en caso de afectación, una rectificación de la información incorrecta que se haya recogido por entidades públicas y privadas”.

Los comentarios puntuales hechos por ChevyPlan al artículo son:

-“El contrato de ChevyPlan® S.A., fue autorizado por la Superintendencia de Sociedades, no contiene letra menuda ya que es legible y visible (Arial 10), se encuentra en idioma castellano, sus condiciones son completas y claras”.

-“Johny Jerez y Leidy Romero se vincularon al Sistema de Autofinanciamiento Comercial que administra ChevyPlan para adquirir vehículo Chevrolet Cero kilómetros, al costo más bajo del mercado; lo anterior ‘pesadilla’ sino más bien la opción de hacer realidad el sueño de estrenar Chevrolet”.

-“El Plan adquirido es a 84 meses e inició pagando cuotas de $524.653, las cuales se reajustan durante el plazo elegido conforme el valor el vehículo nuevo reportado en las listas de precios oficiales de General Motors Colmotores”.

-“Los mecanismos de adjudicación que tiene ChevyPlan® S.A. son sorteo y oferta, y el cliente tiene la posibilidad de resultar favorecido desde el primer mes, participando con el pago oportuno de sus cuotas en la Asamblea de adjudicación. ChevyPlan no se compromete con una fecha determinada para adjudicar el vehículo”.

“La señora Leidy y el señor Johny suscribieron el plan en noviembre de 2011 (desde hace 39 meses – 3 años y 3 meses); sin embargo, como el producto de ChevyPlan es un Plan de Ahorro, durante este tiempo se cancelaron 24 cuotas, las cuales sirvieron para participar en las asambleas mensuales. Lo anterior significa que los clientes no cancelaron su cuota 15 meses desde la fecha de suscripción, lo cual resta las opciones de lograr la adjudicación del bien por sorteo y por oferta”.

-“El plan se suscribió hace 3 años y 3 meses, pero en realidad los pagos mensuales sólo han sido 24; lo cual, disminuye en la mitad (sólo 2 años) el tiempo que aparece en esta publicación”.

-“Para resultar favorecido en la asamblea de adjudicación, no se requiere de ‘suerte’ toda vez que el cliente tiene posibilidades de ser adjudicado desde el primer mes, siempre y cuando cancele la cuota mensual a tiempo. Efectivamente hay muchos clientes que jamás reciben la adjudicación, ya que dejan de hacer el ahorro programado. Para este caso en particular, los clientes decidieron a lo largo de su ahorro dejar de cancelar la cuota durante 15 meses; sin embargo, esto no les impidió obtener su adjudicación, ya que la compañía les ofrece la opción de activar su ahorro con sólo cancelar una cuota mensual (en ninguna cuota”.

-“Como se ha explicado en los puntos anteriores, los clientes dejaron de participar durante 15 meses, lo cual resta sustancialmente las opciones de obtener la adjudicación por sorteo. Al tomar la opción de presentar oferta, el beneficio que recibieron los clientes con esta modalidad, es adelantar el tiempo en el mismo número de cuotas que se presentaron como oferta, cancelándolas al valor de diciembre de 2014 y no al valor de lo que les costaría en el futuro”.

-“La señora Leidy con el señor Johny realizaron un cambio de bien en su Plan, de un vehículo Aveo Emotion (automóvil descontinuado) a un Sonic (junio de 2013). Para ese momento, empieza a autofinanciar el monto más no se elige el color en ese momento porque esto hace parte del proceso de la entrega”.

-“La señora Leidy fue adjudicada en diciembre de 2014 y en el proceso de la entrega, su petición fue adquirir un vehículo Sonic NB LT AT 2015 de color negro, este tipo de vehículo es importado y para ese momento, por condiciones de fábrica, no se encontraba disponible en el color solicitado. El concesionario Campesa, le ofreció el mismo carro y no una “parecido” en color rojo (disponible para entrega inmediata) y nuestros clientes no lo aceptaron (confirmado por la señora Romero), por lo cual debía esperar a la asignación del vehículo por parte de la fábrica al concesionario, con las especificaciones que la señora Leidy había solicitado, en particular con el énfasis en el color negro”.

-“Cualquier diferencia entre el valor adjudicado y el valor del vehículo entregado, debe ser asumido por parte del cliente pagándolo directamente en el concesionario; en este caso no hubo diferencia de valor”.

-“ChevyPlan® S.A. no se comprometió con un fecha determinada para la entrega del vehículo, porque depende de la disponibilidad de éste en el concesionario. Adicionalmente, en el proceso de entrega, el cliente puede elegir hasta tres colores para su vehículo, pero para el caso de nuestros clientes, el único color que deseaban era negro y con esta única alternativa, se dependía de la disponibilidad del carro con esta especificación. Este vehículo es importado y no fabricado en Colombia, lo que hace incierta la fecha de llegada del mismo al concesionario, y más si se trataba de un color en particular”.

-“ChevyPlan® ha estado en contacto con el primer titular del Plan Johny Jerez, la señora Leidy y la abogada radicada en Bogotá, para mantenerlos al tanto del proceso de entrega de su vehículo. Afortunadamente, el vehículo del color solicitado ya fue facturado, matriculado y listo para la entrega el 14 de marzo de 2015. Sin embargo, aún continúa pendiente por parte de la señora Leidy, que haga llegar a ChevyPlan la póliza del seguro original del vehículo y cancele las tres cuotas en mora que tiene en su Plan, ya que su última cuota pagada fue en diciembre de 2014”.

-“La cuota del Plan elegido por la señora Leidy es variable durante todo el plazo, en proporción directa a las variaciones de los precios de los vehículos nuevos que reporta periódicamente General Motors Colmotores en su lista de precios oficial. Por cada $100.000 que el vehículo aumente de precio, la cuota a los clientes se les incrementará en $1.328. Si el vehículo baja de precio, también la cuota bajará en la misma proporción. Lo anterior aclara que no necesariamente la cuota subirá progresivamente durante los 84 meses; pueden presentarse variaciones tanto al alza como a la baja. De lo anterior podemos confirmar que los clientes tenían conocimiento de la manera como se mantienen, incrementan o disminuyen las cuotas a lo largo del plazo del plan; no solamente está escrito en forma clara en el contrato firmado por los clientes con ChevyPlan, sino también existe una llamada de verificación (que se encuentra grabada) en la cual el primer titular Johny Jerez, confirma, ratifica y acepta todas las condiciones de nuestro sistema de ahorro; incluida la variación de precios que puede tener el plan en el futuro”.

Esta es la nota original:

El sueño de Lady Romero era comprar un carro, sin embargo, dice que se convirtió en pesadilla luego de que a mediados de 2011 decidió aplicar en un programa de autofinancimiento para la compra de vehículos a través de ChevyPlan, empresa de General Motor Colmotores.

Lea también: “Me robaron los ahorros de mi vida y Bancolombia no responde”

En un principio todo apuntaba que Lady, que al igual que su hermano, quien adquirió un vehículo con el mismo plan con solo tres meses de espera, tendría su Chevrolet Aveo color negro, como ella quería y se lo habían ofrecido. Aplicó a un plan de 84 meses (7 años) y empezó pagando una modesta cuota de 300.000 para cancelar su carro.

Lea también: Mujeres del mundo le dicen a Facebook que ser gorda no es un estado de ánimo

Aunque le prometieron que en máximo un año y medio le sería adjudicado el carro -se realizan sorteos entre los participantes de cada grupo de máximo de 200 personas-, nunca se imaginó que tuviera que esperar cuatro años y la posibilidad de perder parte de los 12 millones de pesos que había pagado hasta ese momento.

“Es también suerte, si uno nunca se gana la adjudicación. Mi hermano se ganó el sorteo a los tres meses, pero hay persona que jamás reciben la adjudicación”, dice Lady.

Lea también: Los robos más insólitos que se han visto en Colombia

Cuenta que en vista que presentía que se podría terminar su plazo y nunca iba a ser favorecida, solo tendría dos opciones: pedir la devolución del dinero, pero tendría que esperar a que se termine su plan de financiación, es decir,  a mediados del 2018 su dinero sería devuelto sin intereses y hasta con algunos descuentos. Y la otra sería ofertar, como en una puja, el mayor número de cuotas que pudiera pagar por adelantado para ser adjudicada. Optó por la segunda.

“Le dije a mi esposo que si no ofertábamos, perderíamos parte de la plata. Pues si pasaban los 84 y meses y no ganábamos el sorteo, tendríamos que pedir la devolución sin intereses”, relató Lady a Kienyke.com.

En diciembre del año pasado, Lady, quien ya pagaba una cuota de $600 mil -el incremento depende del aumento en el costo de los vehículos y factores externos como la cotización del dólar, entre otros- decidió endeudarse y reunir casi $20 millones, equivalentes a 30 cuotas de su plan. Ese mes nadie ofertó más que ella,  por lo tanto, fue merecedora de su carro.

Al parecer, Lady por fin tendría su carro. Desde 2013, ChevyPlan le informó que estaba descontinuado el Aveo, entonces se decidió por un Sonic, que es mucho más elegante, lujoso y potente. Lo único que no cambió fue la decisión respecto al color: siempre quiso que fuera negro.

Después de realizar el pago y entregar los documentos solicitados, ChevyPlan -cuenta Lady- se comunicó con ella para decirle que pronto le entregarían su carro. Sin embargo, el 18 de diciembre de 2014 una funcionaria le indicó que en el momento no tenían el carro que ella había solicitado con suficiente anticipación.  A cambio le ofrecieron otro “parecido” pero de otro color.

“Me negué a aceptarlo dado que pensaba que si yo había cumplido con todos los requisitos como cliente, Chevyplan debía cumplir con su parte y entregarme el carro que yo había solicitado”, relató Lady Romero a la plataforma ciudadana Change.org.

Pero eso no fue lo que más molestó a la cliente: si no aceptaba recibir el vehículo ofrecido, tendría que pagar un excedente de $5 millones cuando llegara desde la fábrica su Chevrolet Sonic color negro, como siempre lo había pedido.

Le prometieron que tendría su carro en enero de este año, sin embargo pasaron casi tres meses sin ninguna razón. “Cuando llamaba a preguntar que cuándo me entregaban el carro, me decían que no se podían comprometer con una fecha. Eso sí, insistían en el pago del excedente”.

Desde ese momento, Lady, quien reside en Barrancabermeja, emprendió una batalla legal y por redes sociales en contra de lo que consideraba un abuso. Contrató a un abogado en Bogotá para que la representara ante las superintendencias de Industria y Sociedades.

Luego de un mes de radicar las respectivas denuncias, obtuvo la noticia de que recibirá su vehículo el próximo 14 de marzo, como lo había pedido, sin tener que pagar un peso de más.

Si bien ahora tendrá su vehículo, ella tiene una inconformidad mucho mayor: “Cuando me ofrecieron el plan, me dijeron que la cuota podía aumentar hasta cuando fuera adjudicada con el carro. Es decir, que se congelaba el monto, pero ahora me dicen que la cuotas -hasta cumplir las 84 del plan- se aumentarán progresivamente”. KienyKe.com trató de comunicarse sin éxito con CheviPlan para consultar el caso de Lady.

chevy plan

Publicidad de ChevyPlan. 

El negocio

Es necesario entender bien el funcionamiento de los planes de autofinanciamiento comercial para saber qué reclamar y qué aceptar.

A groso modo, estos planes están conformados por grupos de personas que se vinculan por medio de un contrato y dan aportes periódicos por determinado tiempo. Por ejemplo, durante 60, 72, 78 u 84 meses, como en el caso de Lady.

Esas cuotas son inferiores al valor de la inscripción y no son por el pago de un crédito, como los de los bancos, sino que se trata de reunir dinero entre varios a manera de ahorro, similar a una cadena, para adquirir los vehículos.

Desde el pago de la primera cuota, los clientes pueden asistir a unas asambleas donde se sortea un vehículo. Cualquier usuario, así haya pagado una, diez o veinte cuotas se lo puede ganar y sale de una vez con el carro. Obviamente, debe seguir pagando sus cuotas. Los demás, deben seguir esperando que la suerte los premie en un sorteo futuro o dar una buena cantidad de dinero que les permita reclamar su carro.

¿Qué dicen las autoridades?

KienyKe.com consultó ante la Delegatura del Protección del Consumidor de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), que si bien no se refiere puntualmente en el caso de Lady, asegura que los clientes tienen el derecho a recibir información fidedigna sobre el producto o servicio que están contratando.

De acuerdo con la ley 1480 de 2011 del estatuto del consumidor, la SIC explica que “si se trata de programa de autofinanciamiento, la empresa tiene el deber de informar los riesgos y ser honestos al decir que la entrega del servicio o producto dependerá de diferentes variables. Como por ejemplo, los sorteos de adjudicación, la disponibilidad, el aumento del monto de las cuotas, entre otras”, sostuvo un funcionario de la SIC.

Además, a pesar que dentro de los contratos se encuentre estipulado todas las minucias del negocio, los vendedores de las empresas no pueden omitir información “esencial” que tenga como consecuencia a futuro la insatisfacción y frustración del cliente. Las multas por información o publicidad engañosa, según sea cada caso, pueden ascender hasta los 2.000 salarios mínimos.

Ante las quejas por publicidad engañosa, la Superintendencia de Sociedades ordenó en 2005 que una fiduciaria independiente a las empresas que administran los planes se encargue de recibir los dineros de los clientes y de manejarlos. La idea es que esa fiduciaria proteja la plata y cumpla con la entrega a tiempo de los carros. Así, se cumple con el objetivo del negocio y nadie sale engañado.

No es sólo ChevyPlan

Malestares parecidos pueden estar presentando los usuarios de otros planes como Rombo, Autofinanciera y Electroplan, que funcionan en forma similar. Sin embargo, ChevyPlan es la que presenta mayor número de quejas por ser la que más bienes y servicios vende anualmente bajo esta modalidad.

Chevyplan no es un negocio pequeño. En 20 años de existencia, han sido más de 100 mil colombianos los que han encontrado en este plan la manera del alcanzar el sueño de “hacerse a un carrito”.

Aunque ahora esta empresa no es tan boyante como en su primeros años, debido a la diversidad de ofertas de financiación que incluso otorgan carros hasta sin cuota inicial y a un bajo interés, aún sigue siendo una opción para muchos colombianos que quieren hacerse a un carro, sin tener que pedir prestado a los bancos.