El video mapping, el arte de animar muros, tiene festival en Colombia

Publicado por: Erika Mesa Díaz el Jue, 24/06/2021 - 06:18
Share
Creado Por
Erika Mesa Díaz
El vídeo mapping es una expresión artística que plasma historias y texturas sobre grandes monumentos. El movimiento de artistas de vídeo mapping en Colombia está desarrollando su primer festival, pero aún hay mucho camino por andar.
El video mapping, el arte de animar los muros, tiene festival en Colombia
Créditos:
Instagram / optikavj

Quienes crecieron en la era de los Looney Tunes recuerdan el viejo chiste de la pared pintada: Wile E. Coyote pintaba un túnel sobre una roca para que el Correcaminos se golpeara y fuera más fácil cazarlo, pero la trampa era tan realista que el ave podía entrar y salir de ella sin problema. Coyote, incrédulo, trataba de seguirlo sin éxito.

Antes del siglo XIX, cuando no había fotografía, las artes se dedicaron por años a replicar la realidad y, de ser posible, jugar con ella. Las artes plásticas trabajaban las paredes para engañar al espectador y hacerle creer que había algo más allá del muro, mientras las sombras chinas creaban mundos diferentes mediante contrastes entre luces y sombras.

Intervenir una pared en el siglo XXI es a otro precio. Implica el uso de más de un centenar de proyectores de alta potencia, conocimientos en manejo de cámaras, nociones de física, animación y edición digital. La tecnología permite que la pared pueda adquirir movimiento, textura e, incluso, sonido. Hoy sería posible no solo pintar el túnel del Correcaminos, sino ver al ave entrar y salir de él ante nuestros ojos. 

En eso consiste el vídeo mapping: es la creación de piezas bellas, experiencias inolvidables e historias impactantes para exponerlas sobre escenarios, monumentos icónicos y fachadas de edificios. A propósito del festival AV Síntesis, el primero en Colombia dedicado exclusivamente a esta técnica digital y multidisciplinaria, Kienyke habló con la VJ Laura Ramírez, conocida como Optika.

Optika VJ
Créditos:
Cortesía - Idartes

Formada como profesional en cine y televisión, Optika alcanzó a hacerse de un nombre en la industria de la publicidad para la caja chica. En 2007 entró en contacto con el oficio del VJ: aquel artista que presenta imágenes creadas o manipuladas en vivo y en tiempo real, que suelen ir emparejadas con música o artistas escénicos. Le gustó y encaminó su arte hacia la intervención de superficies y el diseño lumínico. 

Para cuando Optika empezó en la aventura de ser VJ y dedicarse al video mapping, había muy pocas personas en Colombia haciendo lo mismo. Aunque desde los años 60 hay registros de proyecciones sobre superficies tridimensionales, el salto hacia el arte digital y convergente se dio mucho más rápido de lo que podían abarcar y dominar los maestros colombianos, así que las primeras generaciones de artistas digitales aprendieron por su cuenta y sobre la marcha.

La brecha no detuvo a Optika, quien ha proyectado muestras de su talento en eventos comerciales, exhibiciones especializadas y hasta manifestaciones de Colombia y el mundo. Lo ha hecho con sus producciones independientes y en colaboración con United VJs, un colectivo de VJs brasileños que la inspiran desde el inicio de su carrera.

Una década después del comienzo de su carrera, ella señala que la escena del video mapping ha crecido. El número de VJs en Colombia ha aumentado hasta el punto de que hicieron colectivo desde 2018. “AV Síntesis nace en 2018 como una iniciativa para tener un espacio de congregación, de reunión, donde los artistas pudieran mostrar su trabajo, mostrar los performances audiovisuales que quisieran en vivo”, cuenta Optika. La entrada a esos espacios era gratuita para atraer espectadores curiosos.

Como muchas artes y oficios emergentes sobre los que no hay regulaciones, porque el cerebro corre más rápido que la ley, Optika dice que AV Síntesis también fue la oportunidad para hablar de “temas que nos conciernen acerca de este tipo de artes visuales, que son diferentes a las artes visuales convencionales. Para hablar de tarifas, del gremio”. 

Hoy, la propia Optika dicta cursos sobre lo que ella hubiera querido saber antes sobre el arte del video mapping, de modo que los interesados en comenzar esa práctica tengan luces suficientes para guiarse en el camino y no se estanquen en lo que hoy oferta la academia, que va un paso atrás del presente y una milla más atrás del futuro. 

Eso sí, aclara que iniciar en el video mapping requiere nociones de dirección de arte, animación y storytelling; si bien hay personas que nacen con dones, una formación inicial en audiovisuales ayudaría mucho.

Por otro lado, Optika dice que en el presente ya se desarrollan productos de video mapping que las personas pueden explorar en sus casas, siempre y cuando cuenten con la infraestructura necesaria. Aunque en Colombia no es tan frecuente que una persona adquiera o rente esos equipos, que ya son fabricados aquí pero tienen costos elevados, el video mapping no es extraño para el colombiano del común. 

Por ejemplo, en las últimas navidades se proyectó un espectáculo de video mapping sobre las fachadas de la Plaza de Bolívar de Bogotá. 

Para Optika, es importante y valioso que la gente del común tenga ese tipo de acercamientos con el video mapping. Sin embargo, considera que hay un solo inconveniente con estos espectáculos: La Maison Production, la ganadora de las licitaciones de los últimos espectáculos navideños, es una compañía francesa y se les dio prioridad para proyectar sobre las fachadas más grandes e importantes del país. “Lamentablemente, esas producciones siempre son internacionales y no han dado un buen espacio para los artistas nacionales”, asegura.

Entonces, la lucha más grande del gremio y de la propia Optika ha sido la tener la oportunidad de que su arte sea visto por su propia gente, luego de haber sido visto desde Brasil hasta Japón. 

Su primera victoria llegó con la beca Es Cultura Local de la localidad de Engativá, otorgada por el Instituto Distrital de las Artes (Idartes) a quien presentara una propuesta viable de un evento para reactivar el sector artístico y cultural, especialmente abatido tras la pandemia. El festival AV Síntesis, que prometía bellas fachadas iluminadas con historias y tecnología más valiosas conferencias de expertos internacionales en el área, fue el ganador de la beca.

El evento tendrá cuatro funciones de 45 minutos. En cada una de ellas se presentarán cuatro obras diferentes: el live performance ‘Sin voz’, de Sebastián Ávila, ‘Máquina de memorias’, de Diego Taborda, ‘Raíces carmesí’, de los estudiantes de la Universidad Minuto de Dios, y ‘Transmuta’, presentada por Optika.

AV Síntesis cerrará durante la noche de este jueves con un evento a las afueras del Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá. Para asegurarse un lugar más cerca del espectáculo, que es luz, arte y victoria, las personas interesadas solo necesitan inscribirse en este formulario y cumplir con todas las medidas de bioseguridad.

Siga a KIENYKE en Google News