Joven asesinó a su mamá y a su hermana porque "no soportó sus ronquidos"

Publicado por: gabriela.garcia el Mar, 24/11/2020 - 12:23
Share
El joven aceptó a los policías que, bajo el efecto de sustancias psicoactivas, asesinó a su mamá y a su hermana porque "no soportaba sus ronquidos". 
Joven asesinó a su mamá y a su hermana porque "no soportó sus ronquidos"

Los cadáveres de Esperanza Aguilar, de 54 años de edad, y Caroline Venegas, de 18, fueron hallados con múltiples heridas de arma blanca y en medio de un gran charco de sangre al interior de su vivienda ubicada en Quilicura, Chile.

Fue un olor fétido el que hizo que los vecinos de las dos mujeres ingresaran a la residencia y se dieran cuenta de la macabra escena que enlutó a la comunidad.

En una de las habitaciones de la casa se encontraba el responsable del atroz hecho: Carlos Gabriel Venegas Aguilar, un joven de 21 años de edad, hijo y hermano de las víctimas.

El asesino estuvo más de 12 horas encerrado en la vivienda con los cuerpos ensangrentados. Dejó los cadáveres en la sala y él se escondió en su habitación.

La historia de terror ocurrió el pasado 14 de septiembre. Las autoridades indicaron que el joven aceptó a los policías que, bajo el efecto de sustancias psicoactivas, asesinó a su mamá y a su hermana porque "no soportaba sus ronquidos". 

La comunidad se mostró consternada debido a que describían a la familia como "tranquila" y porque tampoco tenían antecedentes por violencia dentro del hogar. 

Así fue el crimen
 

De acuerdo con lo que se conoció en medio de la investigación, ese día Carlos Gabriel Venegas hizo una mezcla peligrosa entre una sustancia psicoactiva y alcohol y, por esa razón, se descontroló y se tornó agresivo con sus familiares. 

Al parecer, el joven intentaba dormir pero su madre, que se encontraba tomando una siesta, no paraba de roncar.

Por esa razón, Carlos Gabriel fue hasta la cocina, cogió un cuchillo y se lo enterró a la mujer en el cuerpo. Después, repitió este mismo acto con su hermana menor. 


Cuando los vecinos descubrieron los cuerpos de las dos mujeres alertaron a la policía para que capturaran al asesino. El joven fue detenido y sus manos todavía estaban manchadas de sangre.

Carlos Gabriel Venegas fue enviado a prisión mientras avanza la investigación. De acuerdo con varios medios de comunicación chilenos, podría enfrentar las penas más altas establecidas por la justicia de ese país por estos hechos.