Manual del buen burócrata

26 de abril del 2011

El BUEN funcionario público es aquel que empujó montañas durante su administración y mostró excelentes resultados, logró grandes cambios, incluso cambios de paradigma en su área de especialización, pero ahora está arruinado, perdió el apartamento y enfrenta investigaciones en Procuraduría, Fiscalía y Contraloría. Si no acaba su término con investigaciones en todas las ías es porque no hizo nada. Y si su abogado no es como el que yo tuve, acaba en la cárcel.

Acá van las reglas del buen funcionario público:

1.Se apoya en la burocracia media. Ellos conocen el submundo del gobierno. Han invertido todo su esfuerzo y tiempo para ser burócratas de carrera y saben de lo que hablan.

2. Identifica a los funcionarios que tienen agendas propias. En otras palabras, investiga a quien se esta lucrando y quien es el que lo esta untando. Pero es imposible echar al funcionario deshonesto porque es de carrera. Lo máximo que se puede hacer es trasladarlo a Chocó o Putumayo.

3. Escucha Radio Pasillo y ejerce sus poderes para tener informantes en las diferentes áreas. Si su jefe de escoltas está construyendo un edificio multimillonario y está casado con Marbelle, hay algo que merece ser investigado a fondo.

4. Jamás hace reuniones en su casa para no tener que robarse después el libro de visitas de la portería.

5. No se expone a la lagartería yendo a las frisoladas de Doña Olga o a cualquier lugar donde esté Jean Claude Bessudo. Mejor aprovecha el tiempo durmiendo.

6. Sin embargo, una que otra vez va a untarse de aristocracia en una finca en Anapoima, para conseguir apoyo político y periodístico.

7. Es visitante asiduo de la Embajada Americana. Conoce el menú de la cafetería y tiene entrada directa con el Embajador.

8. Nunca habla de negocios públicos y/o privados en un restaurante. Mas bien hace que el anfitrión pida un reservado (ahí está la ventaja de los clubes señores lobbistas). No deja en el sitio un mantel de papel donde se ha descrito todo el serrucho.

9. Nunca recibe delegaciones monumentales de un gremio estando solo. Se hace acompañar de sus funcionarios para que soporten la embestida de 20 señores cuyos privilegios corren peligro de ser suspendidos por una decisión de la administración.

10. Firma los decretos, resoluciones y actas, aunque sabe que se está clavando el cuchillo dando pie a las investigaciones inexorables de las ías .

11. Acompaña al Presidente a regañadientes a actos propagandísticos por todo el país sin esgrimir una sola queja. Como no cabe toda la comitiva en el avión presidencial, viaja en el C 130  junto con los parlamentarios y lagartos.

12. Acude a TODAS las ceremonias militares, que tienen lugar mas o menos una vez por semana. Allí aprovecha para hablar con sus colegas sin despertar suspicacias, al igual que con los funcionarios de la Embajada Americana.

13. Si le toca nombrar recomendados políticos se traga el sapo pero trata de colocarlos en cargos inocuos, lo mas alejados posible del área de contratación.

14. No entrega a mano, sin licitación o concurso, contratos de servicios personales.

15. No sale de vacaciones, llega a la casa pasadas las 8 pm, trabaja los sábados en los consejos comunales o de competitividad y los domingos está de recoger con cucharita.

16. Una ventaja: no sabe cuando es pico y placa porque anda en blindado. El trancón no es tan grave porque la escolta le abre paso en los semáforos.

17. Lo paran en la calle y le dicen que es más bajito que lo que parece en televisión.

18. Tiene el cuero duro. Sabe que quien lo reemplazará arrasará con toda su tarea.

19. Para huir de las amenazas recibe como consuelo una Embajada o Consulado.

20. Si está de malas de verdad acaba de chivo expiatorio en la cárcel, mientras el ex ministro se pavonea en las frisoladas y el Gun Club.

21. Al salir del cargo busca a un abogado amigo para enfrentar, de su propio bolsillo, las investigaciones de todas las ías: Procuraduría (donde lo condenan por no creer en Dios), Contraloría (porque ejecutó los recursos de acuerdo al mandato de la Ley), Fiscalía (porque recibieron un anónimo en contra suya) u horror de horrores, la Corte Suprema de Justicia si es un funcionario con fuero.

22. Al cabo de un año descubre que si renuncia al cargo diplomático se acaban las investigaciones. Vuelve al país a ser un personaje común y corriente, de esos que tienen dos carros para evitar el pico y placa, arruinado porque no robó, nadie le vuelve a pasar al teléfono, lo fletean (antes eran los escoltas los que le sacaban el efectivo) y tiene que ir en persona a las notarías. El único dinero que le queda es el producto de haber vendido el cupo diplomático que le permitiría traer un Mercedes sin impuestos. Eso sí, en el mismo Ministerio de Relaciones Exteriores le consiguen el cliente por una mínima comisión.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO