Ojo con el cáncer

10 de febrero del 2015

Me preocupa el aumento cada vez mayor de las múltiples formas de cáncer.

Quizás sea por mi formación médica de base que desde hace un buen tiempo me  preocupa el aumento cada vez mayor de las múltiples formas de cáncer, que con tanta frecuencia compromete y afecta a la sociedad colombiana y también a la población mundial.

El  cáncer es un término que se usa para designar enfermedades en las que las células anormales se dividen y se multiplican en forma descontrolada, y por este camino invaden otros tejidos u órganos. Las células cancerosas  se pueden transportar a otras partes del  cuerpo utilizando la vía sanguínea o el sistema linfático, según la ubicación primigenia del cáncer.

Existe mucha confusión por los diversos lenguajes que se utilizan para su designación, por eso es importante entender que existen varios tipos de cáncer: Carcinoma es el que se origina en tejidos de piel y de órganos internos. Sarcoma, los que se originan en hueso, cartílagos, grasa y músculo. Leucemia, cáncer que empieza en el tejido en el que se forma la sangre, como la médula ósea, y es causa para que se produzcan grandes cantidades de células sanguíneas anormales que entran en el torrente circulatorio. Linfoma y mieloma son cánceres que empiezan en las células del sistema inmunitario y  los cánceres del Sistema Nervioso Central que empiezan en los tejidos del cerebro y de la medula espinal.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que al año se presentan en el mundo 14 millones de nuevos casos de cáncer y, de estos, 8.200.000 cáncer terminan en muerte. En Colombia, los tumores de estómago, próstata y mama, que tienen una alta posibilidad de cura cuando se detectan y se tratan a tiempo, son, paradójicamente los que más enferman y matan.

Una estadística publicada por la sección “mujer y salud” de El Tiempo informa así: Todos los cánceres, menos el de piel no melanoma, suman 71.442. Próstata 9.564, Mama 8.686, Estómago 5.897, Colon y recto 5.663, Pulmón 4.780, Cuello uterino 4.661,  Linfoma no Hodgkin 3.176, Leucemia 2.628, Tiroides 2.400, Páncreas 1.643. Si analizamos estas cifras nos damos cuenta que los que llevan la mayor incidencia en la población son: En los hombres el cáncer de Próstata, y en la mujer el cáncer de Mama. Entonces es necesario recomendar a los hombres mayores de 40 años, la visita frecuente al urólogo para que sea detectado con el tiempo suficiente que permita contrarrestarlo adecuadamente, y lo mismo a las señoras, hacer anuales sus citas con los ginecólos para detectar y contrarrestar el cáncer de mama, reduciéndolo a la mínima expresión.

Es conveniente recordar desde  esta columna la importancia que en el manejo de la perspectiva del cáncer  tienen los buenos hábitos de vida saludable. Por ejemplo el  cigarrillo es  un veneno que se expende por todas partes; no es lógico que los fumadores atenten  contra su vida y contra la vida de los que no fuman, obligándolos a ser  fumadores pasivos, muchos de los cuales terminan convirtiendo sus vidas en un verdadero infierno en hospitales neumológicos. Es increíble considerar que en el mundo hay más de 1.300’000.000 de fumadores y este consumo es la causa de más de un tercio de todos los cánceres, incluido el tenebroso cáncer del pulmón que es uno de los más frecuentes y mortífero.  La agencia Internacional de Investigaciones del Cáncer ha expresado la íntima relación que tiene el tabaco con diferentes formas de enfermedad, entre ellas tumores de vejiga, páncreas,  hígado, colon y recto.

Los malos hábitos como el del consumo exagerado de alcohol es una de las razones de mayor fuerza para desarrollar algunos tipos de cánceres como el de hígado, colón, páncreas. Nuestras fiestas se convirtieron en fechas para ingerir alcohol hasta embriagarse. Lógicamente, el hígado no podrá metabolizar las exageradas cantidades de licor que se ingiere, y al no poder hacerlo el hepatocito, unidad funcional del hígado,  comienza a resentirse e inflamarse, a perder su capacidad de trabajo, para terminar  en procesos de fibrosis y  cirrosis que son las primeras expresiones del cáncer.

Las nuevas dietas alimenticias incluyen una serie de productos químicos, con  altos contenidos de grasas y azúcares  que llevan al sobrepeso y a la obesidad, llamada “comida chatarra” tan en boga en el mundo de hoy, se relacionan con lesiones cancerígenas  en los órganos que reciben ese sobrepeso, a saber:  estómago,  colon, mamá,  páncreas y riñón. Es necesario volver a una dieta balanceada que incluya hortalizas, verduras, bajas en cárnicos, sal, dulce y grasa.

Los rayos del sol son  necesarios en el proceso bioquímico de sintetizar la vitamina D,  sin embargo su abuso termina ligado al desarrollo del cáncer de la piel,  por el efecto nocivo de los rayos ultravioletas.

Si bien,  todo lo anterior da cuenta  de la proliferación del cáncer en el mundo moderno, es importante anotar la existencia  de nuevas corrientes científicas  en el campo de la salud, entre ellas  la  conocida como  la Nueva Medicina Germana o Biodescodificación, desarrollada  por el médico  alemán Ryke  Geerd Hamer, quien descubrió que los conflictos  no resueltos, esto es las emociones no gestionadas,  dejan una huella en el cerebro, (reconocidos científicamente  como “Los Anillos de Hamer”)  que codifican la existencia de un cáncer u otra enfermedad. De este modo, la solución de fondo del conflicto, genera la sanación  de raíz de la enfermedad.

Siempre me ha dolido que  los médicos nos ocupamos solo del cuerpo del paciente, como si este fuera lo único que compone el ser humano…  ¿dónde queda su mente y su espíritu, quién se ocupa de ellos? He tenido la certidumbre de que cuando a una persona le duele algún órgano o tejido,  también le duele el alma  y no por casualidad  ni por azar,  sino como resultado  de una experiencia dolorosa, de un conflicto no resuelto vivido  generalmente en soledad,  que es el que marca el surgimiento de la enfermedad. Del mismo modo el acompañamiento en la solución  de sus emociones dolorosas va contribuir significativamente en la sanación su dolencia.

Por esto en mi  advertencia inicial,  “Ojo con el Cáncer”, lo que quiero decir es  que entre tantas medidas  recomendadas para prevenir y sanar  el cáncer, tengamos en cuenta también las que tiene que ver con la solución adecuada y oportuna de nuestros conflictos, la gestión de nuestra emociones, que no es otra cosa que el poder expresarlas, el no temer sentirnos y expresarnos vulnerables, con el convencimiento  de que son pasos que podemos dar en el camino de no ser víctimas fáciles de este agobio mundial.

EX.EMBAJADOR DE COLOMBIA.

DOCTOR EN MEDICINA Y CIRUGIA.  UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO