¿Por qué no vemos, lo que vemos, si vemos?

Publicado por: admin el Sáb, 11/11/2017 - 05:34
Share
Alguna vez se ha preguntado: ¿Cómo no lo vi? ¿Cómo no me di cuenta?

Hay momentos en los que las personas necesitan estar solas, para aquietar la mente y el corazón y si no lo hacen, una de las
¿Por qué no vemos, lo que vemos, si vemos?
Alguna vez se ha preguntado: ¿Cómo no lo vi? ¿Cómo no me di cuenta? Hay momentos en los que las personas necesitan estar solas, para aquietar la mente y el corazón y si no lo hacen, una de las opciones para seguir adelante, es “no ver”. Hay momentos en los que las situaciones necesitan solución y las personas se Preocupan y no se ocupan, por lo cual su atención está dirigida hacia un imaginario que no permite ver con claridad. La atención se desvía hacia el futuro y “no hay suficiente atención para ver el presente”. Hay dolores y heridas que duran y perduran a través de los años y personas que creen erróneamente que afrontarlo va a doler, por lo cual “no quieren ver”. Hay entre muchos otros, una causas que aumenta significativamente en esta época. Es la tristeza mantenida, que con el tiempo se puede convertir en rabia que enceguece o en depresión. Depresión que “no deja ver y con frecuencia no se ve”.  Recuerdo el mensaje que trasmitía Facundo Cabral, que decía: "No estás deprimido, estás distraído"  Para “ver” es importante centrar la atención, sin distraerse. A cambio de preocuparse, ocuparse en ser generadores de creatividad, alternativas, nuevas formas, que permitan tener resultados diferentes, resultados que generen satisfacciones personales. Arriesgarse al cambio y salir de lo cotidiano y lo cómodo. “No es suficiente ver, es necesario querer y poder, para volver a ver, lo que se puede ver".