Biografía de Álvaro Uribe Vélez: el paso a paso de su vida política

Publicado por: german.alarcon el Mié, 05/08/2020 - 12:28
Share
La muerte de su padre a manos de la guerrilla, en 1983, lo guió a conformar una sociedad democrática basada en la seguridad ciudadana.
La historia detrás de la vida de Álvaro Uribe Vélez

Presidente, gobernador, alcalde, concejal, senador y director de la Aeronáutica Civil, entre otros, han sido algunos de los cargos que ha ocupado Álvaro Uribe Vélez en su vida política. Una carrera con logros y reconocimientos, pero también con escándalos y desaciertos. 

Su nombre es el pan de cada día de los colombianos, sea por aspectos positivos o negativos la gente lo recuerda y menciona, lo cual hace que sea visto como una de las figuras políticas más importantes, sino el más, de las últimas dos décadas de la historia de Colombia

 

La biografía de Álvaro Uribe Vélez empieza a escribirse el 4 de julio de 1952, día de su nacimiento. Hijo de una pareja liberal, Alberto Uribe Sierra, ganadero, y Laura Vélez Uribe. Además, hermano de Santiago, María Isabel, María Teresa y Jaime Alberto.

Estudió en el colegio Jorge Robledo de Medellín, su bachillerato, y en la Universidad de Antioquia hasta 1977. Al culminar la secundaria, donde se formó como abogado estudiando derecho y ciencias políticas, obtuvo una beca que le permitió ingresar al St. Antony’s College de Oxford (Inglaterra).

En cada paso que dio profesionalmente fue ubicando una escalera en su camino para ir subiendo de a poco hasta la Presidencia de la República. En su etapa de adolescente participó en las juventudes del Partido Liberal, trabajó con EPM y fue secretario general del Ministerio del Trabajo. 

Con 28 años de edad llegó a dirigir la Aeronáutica Civil donde estuvo entre 1980 y 1982. Ese mismo año dio fin a su cargo para tomar la alcaldía de Medellín bajo la presidencia de Belisario Betancur. En 1983 la muerte de su padre, Alberto Uribe, a manos de la exguerrilla de las Farc, marcó el inicio de su carrera política y la lucha contra las fuerzas armadas ilegales. 

Antes de llegar al Senado de la República primero fue concejal entre 1984 y 1986. Saltó al Congreso donde permaneció hasta 1994, ya que al otro año lo esperaba la Gobernación de Antioquia donde iba a estar al frente hasta 1997. 

A medida que iba construyendo su camino político también iban saliendo a la luz varias investigaciones en las que su nombre aparecía en primera plana. Cuando estuvo al frente de la Aeronáutica Civil desde Estados Unidos vincularon su nombre con el narcotráfico, supuestamente, por facilitar el paso de la droga a los grandes capos de la época. 

En su etapa como gobernador de Antioquia fue señalado por tener supuestos vínculos con el paramilitarismo, exactamente con las Autodefensas Unidas de Colombia, para combatir el crimen y mejorar la seguridad en la región, sobre todo en las vías y zonas que estaban bajo el mando de los grupos delictivos.

Luego de la Gobernación, Álvaro Uribe Vélez tomó distancia de la política para oficiar como docente en Inglaterra y permanecer ahí hasta el final de los años 90. No obstante, el destino lo trazó nuevamente un camino hacia la política. 

Uribe, vinculado desde el principio con el Partido Liberal, regresó al país para apoyar la candidatura a la presidencia del líder político Horacio Serpa pero debido a una diferencia de ideas frente a los planes para combatir a la guerrilla, ese respaldo fue efímero y obligó a Uribe a tomar su propio rumbo.

 

 

Su capacidad de oratoria y contundencia a la hora de hablar y de expresar sus ideas, sin titubeos ni promesas ilógicas, fueron sus mejores armas para convencer a un pueblo golpeado por las injusticias de la guerra. Un pueblo que pedía a gritos una solución ante tanta violencia. 

El respaldo de la gente se vio reflejado en las urnas cuando en el primer mandato alcanzó más del 52 % de votaciones dejando atrás a Serpa y a Lucho Garzón. Durante los primeros cuatro años logró un acuerdo con las AUC para la desmoviliación de sus entregas y la entrega voluntaria de los capos como Salvatore Mancuso. 

Se alió con Estados Unidos para fortalecer las Fuerzas Militares de cara al combate con la guerrilla. En su mandato se redujeron los secuestros y labores criminales, sobre todo en varias carreteras del país que estaban bajo el mando de los grupos ilegales. 

Asimismo logró la liberación de varios secuestrados que llevaban años encadenados pasando hambre y penas sin poder ver a sus familias. Otros tantos secuestrados no contaron con esa misma suerte ya que fueron ejecutados. 

En 2006, Álvaro Uribe Vélez contó de nuevo con el respaldo de la sociedad al registrar el 62 % de votaciones a favor. Con el paso de los años su nombre tomaba más fuerza y parecía atornillarse en el poder. 

En este segundo periodo presidencial su labor fue respaldada por operativos militares de mucho éxito que concluyeron con la liberación de personalidades como Clara Rojas e Ingrid Betancourt. Estos resultados le dieron aún mayor respaldo entre un sector de la población, porque en esta nación hay otra cara llena de dolor por el tema de los falsos positivos. 

Varios generales y soldados del Ejército Nacional han sido encarcelados por estos crímenes que ocurrieron durante el mandato de Álvaro Uribe Vélez. 

De acuerdo con los datos de la Unidad para las Víctimas, el 2002 fue el año que más víctimas dejó la violencia con un total de 853.202. En su primer periodo de mandato, las cifras nunca bajaron de las 400 mil víctimas; mientras que en los dos últimos años de su segunda presidencia las cifras estuvieron por debajo de las 300 mil víctimas. 

 

 

En 2010, Uribe terminó su periodo con aciertos y desaciertos, aprobaciones y desaprobaciones de la comunidad y varias dudas en el actuar de su labor que nunca han sido comprobadas. 

Juan Manuel Santos, ministro de Defensa de Uribe y sucesor en la presidencia, le dio un giro al ideal político que venía desarrollando el expresidente en sus ocho años de mandato. Esto provocó la creación del Centro Democrático como principal partido opositor y la consolidación de Uribe en este partido, hasta el día de hoy. 

A la fecha Uribe está ejerciendo como senador de la República aunque con la duda de si su investidura sigue en pie debido a la orden de detención que ordenó la Corte Suprema de Justicia por la presunta manipulación de testigos.