Juan Manuel Santos contradice a Iván Duque sobre paramilitares en la JEP

Publicado por: juan.sacristan el Dom, 15/11/2020 - 17:44
Sharekyk
El expresidente Juan Manuel Santos, por medio de una carta, respondió también al referendo para derogar la JEP de Álvaro Uribe.
Iván Duque y Juan Manuel Santos

En una extensa carta al ex comandante de las Farc, ahora reincorporado a la vida civil, Rodrigo Londoño, el ex presidente Juan Manuel Santos defendió el Acuerdo de Paz, su columna vertebral que es la JEP, y contestó los ataques que el presidente Iván Duque y el ex senador Álvaro Uribe han hecho contra el texto.

El exmandatario, premio Nobel de Paz por haber logrado la firma del Acuerdo, celebró la reunión que sostuvieron miembros del partido Farc y excombatientes con el presidente Iván Duque durante la Peregrinación por la Vida y por la Paz que emprendieron desde el Cauca para exigir protección frente a las amenazas y asesinatos.

“Es  importante hacerles seguimiento a estos compromisos, en especial al tema de seguridad, porque este es uno de los aspectos que más preocupan no solo a los integrantes del partido FARC –por  supuesto– sino a los colombianos en general y a la comunidad internacional”, escribió el expresidente Santos.

Posteriormente, Santos respondió a las preocupaciones de Londoño, quien aseguró que el referendo que ha promovido el es senador Uribe para derogar la Jurisdicción para la Paz podría poner en riesgo la implementación del Acuerdo de Paz que les permitió a los guerrilleros retornar a la vida civil.

“Yo no me preocuparía tanto porque ni los acuerdos ni la JEP (que hace parte de ellos) son derogables. Es un imposible categórico jurídico y político. Como le dije al papa Francisco al final de su histórica visita: a la palomita de la paz hay que  dejarla volar sola porque por fortuna quedó blindada”, señaló el expresidente.

El blindaje del que habla el exmandatario es que los Acuerdos comprometen a los próximos dos gobiernos y están suscritos a “exigencias inderogables” del derecho internacional humanitario, derecho internacional  de los derechos humanos y del derecho penal internacional, por lo que, según el Nobel, ni un referendo ni una reforma constitucional podría echarlos al piso.

“La declaración unilateral de Estado que hice personalmente en mi calidad de jefe de Estado, el  13 de marzo de 2017 ante el Consejo de Seguridad de la ONU, obliga al Estado colombiano a  cumplir lo pactado ante la comunidad internacional”, señaló el exmandatario y afirmó que ningún evento de ese organismo había producido tantas resoluciones como el Acuerdo de Paz. Agregó que el triunfo de Joe Biden en Estados Unidos, era una garantía adicional.

El mandatario también aprovechó la misiva para responder a la declaraciones del presidente Iván Duque, quien en dos foros sobre Justicia Transicional y Justicia Ordinaria, celebrados en los últimos meses, ha afirmado que los paramilitares no pueden entrar a la JEP por haber sido beneficiados, o expulsados, de la Ley de Justicia y Paz.

“No es cierto que el sistema no lo permita, como algunos temerosos de la verdad sostienen.  Lo pueden hacer en su calidad de promotores, auspiciadores y/o financiadores del  paramilitarismo. Si jefes guerrilleros, jefes paramilitares, agentes del Estado y terceros cuentan lo  que realmente pasó –la verdad completa–, será una catarsis complicada para la sociedad  colombiana, hasta traumática, pero necesaria, muy necesaria y conveniente para consolidar la paz  y construir sobre ella un mejor futuro”, escribió Santos.

Sin embargo, la respuesta a las declaraciones del presidente Iván Duque no se quedaron allí. El actual mandatario afirmó que “en la actualidad, ya el sistema judicial colombiano no puede aducir excusas para que las autoridades judiciales no obren con mayor velocidad en escenarios de transicionalidad. Por el contrario, hoy más que nunca, la celeridad es un imperativo”, basado en que la Ley de Justicia y Paz había trazado el camino para esos mecanismos.

Para Santos, los dos sistemas “son dos modelos de justicia transicional muy diferentes y no comparables; uno lleva 15 años, el otro 3, y hacen caso omiso de un hecho incontrovertible: los resultados ya obtenidos por la JEP superan los de todos los  otros tribunales similares. Reclamar más justicia, una justicia implacable, en un contexto  transicional, penas más severas y para más personas, siempre resulta un recurso fácil y atractivo  para conseguir aplausos de la galería, pero desconoce la naturaleza misma de la justicia  transicional”.

El expresidente Santos señaló que los ataques a los Acuerdos de Paz eran una bandera electoral. “Las críticas al proceso de paz y a la JEP no van a parar. Es para algunos una consigna y una  estrategia política electorera. Para los detractores nunca habrá suficiente justicia ni suficiente  reparación. Pero por fortuna la gente se está dando cuenta de que es mejor la paz que la guerra”, concluyó en la misiva.

Las exigencias de Santos a la Farc

Sin embargo, pese a la defensa de los Acuerdos de Paz, el exmandatario también utilizó la comunicación con Rodrigo Londoño, conocido en la guerra como ‘Timochenko’, para exigirle a él y a los compareciente aportar verdad completa ante la JEP.

“Es un compromiso que obliga a  las dos partes. El Estado tiene que cumplir, pero ustedes también, y no puede ser un  cumplimiento a medias”, señaló el expresidente en el primer párrafo de la misiva, para luego agregar más insistencia en que se cuenten los hechos que sucedieron durante el conflicto armado.

“Aplaudo que reitere su compromiso conmigo y con mi gobierno, pero también –y es lo más  importante– con Colombia y con el mundo, de reconocer responsabilidades y decir la verdad, una verdad que debe ser plena y comprobable”, señaló el exmandatario.

Santos reconoció el avance con el reconocimiento de responsabilidad que hizo el excomandante guerrillero Julián Gallo, Carlos Antonio Lozada, ante la JEP de declararse autor intelectual del asesinato del líder conservador Álvaro Gómez Hurtado. Así mismo, celebró que los exmiembros del secretariado hubieran aceptado publicamente que cometieron los atentados contra el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, a quien dijo, “la verdad fue suficiente” para conceder perdón sin un acto protocolario que lo ratificara.

El exmandatario aceptó que “nunca se sabrá toda la verdad de un  conflicto de más de 50 años” y que el proceso de conocerla será doloroso y podrá dejar inconformes a muchas víctimas y a otros actores, pero necesaria.

Finalmente, el ex mandatario respondió a quienes rechazan que los que han aceptado los crímenes tengan curules en el Congreso o continúen en libertad. “Se les olvida que de todas  formas pasarán por la justicia transicional para ser juzgados y sancionados. No deja de ser una gran ironía que muchos de los que reclaman penas más severas, otrora promovieron, defendieron y otorgaron indultos, sin ningún tipo de castigo, a responsables de crímenes de  guerra y de lesa humanidad que después fueron congresistas, ministros o candidatos  presidenciales. La doble moral”, señaló el expresidente.