Orden de arresto al alcalde de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas

Publicado por: michell.figueroa el Mar, 08/06/2021 - 10:04
Share
Por negligencia en el proceso de suministro de agua en el barrio Villa Carmelo, un juez emitió orden de captura contra el alcalde de Bucaramanga.
Créditos:
Twitter - @AlcaldiaBGA

El Juzgado 12 administrativo Oral emitió la orden de arresto contra el alcalde de Bucaramanga por desacato de la tutela que lo conminaba a garantizar el servicio de agua potable a la comunidad del barrio Viila Carmelo. 

La orden del juez es un arresto domiciliario por tres días. Además de eso, el alcalde Juan Carlos Cárdenas Rey deberá pagar una multa de cuatro salarios mínimos mensuales legales vigentes, es decir, cerca de cuatro millones de pesos. 

De acuerdo con el Juzgado 12 Administrativo Oral del Circuito Judicial de Bucaramanga, el mandatario local habría sido negligente “al no atender los requerimientos de la acción de tutela en pro de este vecindario”.


Jorge Flórez, exconcejal de Bucaramanga y uno de los accionantes de la tutela, celebró el fallo del juez.

“Le hemos dicho por todos los medios posibles que garantice el agua potable a los habitantes del sector rural de la ciudad. Sin embargo, él sigue posando con el ministro de Ambiente, el gerente del acueducto, que tienen un plan maestro para garantizar el agua, pero pasan los días, meses, años, y aún no es una realidad”, expresó el exconcejal de la ciudad. 

Aunque la Alcaldía de Bucaramanga y el alcalde Juan Carlos Cárdenas no se han pronunciado, se supo que el equipo jurídico de la administración municipal está revisando el fallo para dar respuesta. Al parecer el fallo podría pasar al Tribunal Administrativo de Santander.

Villa Carmelo y otras comunidades sin agua


El barrio Villa Carmelo está ubicado en una zona rural de Bucaramanga. Allí al menos 350 viviendas en las que viven familias de escasos recursos económicos. Pero no solo esta comunidad está sin agua potable. 

Ese problema envuelve a otras familias que están ubicadas en lo que serían asentamientos ilegales según la Alcaldía de Bucaramanga.


Los habitantes de esas zonas rurales, ante la falta del líquido, decidieron construir un tanque que se abastece de una fuente de agua naciente. Sin embargo, es imposible consumirla pues no es potable.