George Best, el crack que se autodestruyó

Publicado por: admin el Mié, 25/11/2015 - 10:50
Share
"Mucho antes de que Inglaterra fabricara plastificados ídolos del fútbol, hubo un jugador de carne y hueso que representó perfectamente los excesos, las turbulencias y los cambios que generó su ti
George Best, el crack que se autodestruyó
"Mucho antes de que Inglaterra fabricara plastificados ídolos del fútbol, hubo un jugador de carne y hueso que representó perfectamente los excesos, las turbulencias y los cambios que generó su tiempo. Fue George Best, el chico que salió de los callejones de Cregagh, en Belfast, para convertirse en un fenómeno que trascendió la escena del fútbol", de esta forma el periodista español, Santiago Segurola se refirió al jugador inglés que el mundo recuerda hoy por cuenta del décimo aniversario de su muerte. Lea también: El futbolista más sinvergüenza de la historia El legendario jugador de Manchester United murió el 25 de noviembre de 2005. "No mueran como yo", fue la última frase que lanzó públicamente, la dijo tres años después de un trasplante de hígado y nuevamente bajo los efectos de su alcoholismo. Y es que eso, sus frases, hacen parte de su mito, de su legado, de su corto paso por el mundo. Claro, como jugador era veloz, ágil, virtuoso, irreverente, pero fuera de las canchas era el 'puto amo'. Mujeres, trago y fútbol, esas fueron sus tres pasiones. Las dos primeras le gustaron siempre más. Jamás las pudo dejar. "No sólo era un gran jugador, sino un héroe de la cultura de su tiempo.  Conducía airosos deportivos, frecuentaba los clubes donde se citaban los músicos y los actores del swinging London de los años 60, era dueño de boutiquesa la última moda, poseía una casa futurista a las afueras de Londres y no tenía rival con las mujeres: conquistador compulsivo y protagonista de desgraciados episodios de violencia", dice Segurola en El País.  "El fútbol acababa de alumbrar la primera estrella pop, un ídolo masivo que interesaba a todo el mundo, el jugador que también desarrolló un nuevo personaje: el de la estrella autodestructiva que jamás alcanza su potencial como futbolista, pero que arrastra durante toda su vida una especie de poética maldita que agranda su leyenda". https://www.youtube.com/watch?v=Pp7cTlvHgUQ Por su estilo de vida, más cercano al de una estrella de rock que al de un deportista de alto rendimiento, se ganó el apodo: 'El quinto Beatle'.  Se lo puso un periódico de Lisboa después de destrozar al Benfica (1-5) en los cuartos de final de la Copa de Europa de 1966. Con 22 años alcanzó la cima y repentinamente comenzó su declive, alimentado por la bebida y el juego. Estaba destinado a la destrucción. Debutó con 17 años en el Manchester. A la misma edad comenzó a beber. En su texto publicado en El País, Segurola compara el temperamento de Best con el de Maradona. "Es fácil asociar a Best con Maradona y bajar poco a poco los peldaños de la fama (...) De todos ellos se contarán maravillosas historias futbolísticas y trágicos relatos personales, donde el alcohol, el juego o las drogas destrozaron sus carreras y sus vidas ante la morbosa avidez periodística". Sus frases: "En 1969 dejé las mujeres y la bebida, pero fueron los peores veinte minutos de mi vida". “He dejado de beber, pero sólo cuando duermo”. "Si yo hubiera nacido feo, ustedes no habrían oído hablar de Pelé". "Tenía una casa en la costa, pero para ir a la playa había que pasar por delante de un bar. Nunca me bañé". "Sobre Eric Cantona: "Daría todo el champagne que he tomado en mi vida, por estar jugando un gran partido europeo en Old Trafford a su lado". “No le pega con la izquierda, no cabecea, no defiende y no marca muchos goles. Aparte de eso, está bien”. (hablando de David Beckham) "Cada vez que entro en un sitio hay sesenta personas que quieren invitarme a beber, y yo no sé decir que no". "Nací con un gran don y a veces eso viene con una racha destructiva". "El fútbol es un juego triste". "Definitivamente no pienso que el dinero pueda comprar amor. Puede comprar afecto, pero no amor". "Se dice un montón de bobadas sobre defensas rudos y jugadores destructivos. Yo les llamo simplemente hijos de mala madre". "Si yo hubiera nacido feo, ustedes no habrían oído hablar de Pelé".