Duras indirectas entre presidente del Consejo de Estado e Iván Duque

Publicado por: juan.sacristan el Lun, 28/09/2020 - 17:30
Share
La discusión sobre separación de poderes entre el Ejecutivo y la Justicia tuvo un nuevo round entre el presidente Iván Duque y el jefe del Consejo de Estado Álvaro Namén.
Presidente Iván Duque y Álvaro Namén Consejo de Estado

La instalación del XXVI Encuentro de la Jurisdicción de lo Contencioso Administrativo del Consejo de Estado, sirvió para avivar el debate entre la separación de poderes y el respeto institucional por el que ha sido cuestionado el gobierno nacional. En esta apertura, tanto el presidente del Consejo de Estado Álvaro Namén, como el presidente Iván Duque se lanzaron fuertes palabras.

Lea también: Ministro de Defensa pidió cárcel para calumniadores

Namén inició su intervención con una historia sobre el rey Federico II, quien se enfrentó a un campesino para destruir un molino que le disgustaba cerca de su palacio. El dueño del aparato fue a un juez de Dublín y este le ordenó al monarca que no podía destruirlo y este en lugar de desatar su poder, acató la decisión.

La anécdota histórica le sirvió al presidente Namén para recalcar la importancia de acatar las decisiones judiciales que producen las cortes y demás jueces en el país. “El estado de derecho separa los tres poderes y se basa de forma sustancial en el respeto de las decisiones al poder judicial. De una sentencia se puede discrepar y es posible controvertir a través de los medios establecidos por el orden jurídico, pero hay que acatarlo como lo hizo el rey Federico II, quien respetó la sentencia judicial aún cuando ésta constituía un límite a su propio poder”, señaló el presidente del Consejo.

Este pronunciamiento parecía ir directamente para el presidente Iván Duque, quien ha discutido varias decisiones judiciales. Además, no ha procedido con el acatamiento del fallo de la Corte Suprema de Justicia que le ordenó al ministro de Defensa pedir disculpas por los abusos policiales del 21 de noviembre de 2019, entre otras acciones para garantizar los derechos humanos en la protesta social.

El presidente Iván Duque, quien se pronunció después de Namén, utilizó el micrófono para hablar sobre los logros que ha tenido el gobierno en el manejo de la pandemia de coronavirus.

Pero también le contestó a Namén y a otros detractores. “Los fallos se acatan, pero las fallas se discuten y se corrigen. Los fallos tienen sus alcances, sus instancias. Nuestra carta política determina cuáles son los espacios para que se den las sanas controversias en la órbita jurídica, pero las fallas que se puedan advertir es un deber de todos corregirlas por el interés general del pueblo colombiano”, puntualizó el mandatario.

Además de eso, aseguró que: “Nunca ha sido nuestro espíritu ser restrictivo de los derechos, sino anteponer el principio de la protección de la vía en estas circunstancias”, en referencia a las protestas y la intervención de las fuerzas del Estado.

Hemos aceptado siempre los veredictos de la justicia, hemos también apelado a muchas de las herramientas contenidas en la Constitución y la ley para poder ejercer una controversia judicial seria y propositiva. Pero siempre en aras del interés general en nuestro país”, aseguró posteriormente el presidente Duque.

Las expresiones pacíficas y ordenadas de los ciudadanos deben ser siempre garantizadas y protegidas en el marco de nuestra Constitución. Pero también tenemos que ser claros en que, bajo ninguna circunstancia, podemos dejar que las expresiones de violencia, de vandalismo, de terrorismo, afecten los derechos de los ciudadanos”, sostuvo.

En el evento, el jefe de Estado expuso que es importante garantizar los derechos, pero también tener en cuenta los deberes. “Los derechos son sublimes en una democracia, los derechos son vitales en una democracia, pero también es importante poner sobre la mesa los deberes, los deberes de todos: los deberes de los ciudadanos, los deberes de los funcionarios públicos, los deberes de los miembros de la Fuerza Pública”, dijo.

En este sentido, recalcó que por eso se debe procurar, cada vez más, que todas las instituciones “se rijan por los más altos estándares para proteger los derechos de los ciudadanos, pero también los más altos estándares para poder ser contundentes frente a las expresiones del crimen organizado”.