Cáncer Infantil: la importancia del diagnóstico oportuno

15 Febrero 2022, 10:53 AM
Share
Cada 15 de febrero se conmemora el Día Internacional del Cáncer Infantil: una fecha para hablar sobre la importancia del diagnóstico oportuno, seguimiento y tratamiento de la enfermedad.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), se calcula que cada año cerca de 400.000 niños y jóvenes entre los 0 y 19 años pueden desarrollar cáncer. En Colombia, para el 2020, el Observatorio Global de Cáncer estimó que la incidencia del cáncer infantil o pediátrica es de 14,2 por cada 100.000 habitantes, es decir que más de 1.600 casos se reportan anualmente en el país. 

Por esta razón, cada 15 de febrero se conmemora el Día Internacional del Cáncer Infantil, con el propósito de visibilizar y sensibilizar a la comunidad médica y al público en general de la importancia de que niños y adolescentes tengan diagnósticos oportunos, seguimiento y tratamiento de la enfermedad.

Gracias al diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado, en Colombia se ha registrado un aumento en la tasa de supervivencia al 61%, según datos del Observatorio Nacional de Cáncer.

Los principales tipos de cáncer que afectan a la población infantil son: la leucemia aguda, los tumores del sistema nervioso central y el linfoma Hodgkin y no Hodgkin. Las tasas de recuperación en la población pediátrica son altas, cuando se tiene acceso al diagnóstico, tratamiento y seguimiento oportuno e integral.

Según la doctora Isabel Cristina Sarmiento, oncohematóloga pediatra de la Clínica del Country, uno de los abordajes más importantes en este tipo de casos es el multidisciplinario: “Estrategias terapéuticas, cirugía, quimioterapia y/o  radioterapia. Se articulan en el cuidado con el oncólogo pediatra, el soporte pediátrico, con otras áreas como urgencias pediátricas, psicología, infectología, dolor y cuidado paliativo, entre otras”, asegura.

Algunos de los tratamientos usados en oncología pediátrica tienen efectos a largos plazo, la doctora Sarmiento recuerda que: una vez finalizada la etapa de tratamiento, inicia la fase de seguimiento en donde el oncólogo pediatra coordina las especialidades, el manejo y la periodicidad de los controles que debe tener el paciente”.

Por otro lado, la especialista habla de la importancia de que padres y cuidadores estén atentos a las alarmas y asistan con los niños a los controles médicos y chequeos regulares.

Cáncer infantil, emociones y familia 

También es importante hablar de lo importante que es hablar de salud emocional cuando un paciente y su familia deben asumir este tipo  de enfermedades pues tienen una incidencia muy importante y se refleja en la salud. Cualquier tratamiento oncológico supone unos retos personales y familiares, en especial, en temas sobre: crianza, cambios de roles, de rutinas, de dinámicas familiares. Por esto es importante contemplar la posibilidad de hacer seguimiento con psicooncología y revisar si hay o no factores a intervenir.

Según Juanita Rojas Restrepo, psicooncóloga: “cuando un niño o adolescente y su familia se encuentran en un proceso de tratamiento oncológico, se debe tener en cuenta todo el núcleo familiar. Conocer sus necesidades, sus dinámicas familiares, los roles de cada uno”, menciona la experta quien además agrega que son herramientas que ayudan al cuerpo médico tratante a mejorar la calidad de vida y avanzar en el tratamiento de una mejor manera

KienyKe Stories