Los destinos floridos más bellos en el mundo durante la primavera

Publicado por: felipe.lopez el Mar, 21/04/2020 - 15:29
Share
Durante la primavera del hemisferio norte, diversos destinos florecen y se convierten en lugares encantadores por conocer.
primavera
Créditos:
Flickr hoangkhan

Si bien en estos momentos difíciles provocados por la pandemia del coronavirus en el mundo, es casi imposible pensar en la posibilidad de viajar, el conocer sobre diversos destinos turísticos le puede hacer soñar sobre momentos en que era fácil desplazarse por el planeta, asimismo, ayuda para ir programando con bastante tiempo de anterioridad su próximo viaje.

La primavera en el hemisferio norte es un momento perfecto para visitar una gran variedad de lugares que resaltan por sus campos florecidos. Este es un listado de opciones para conocer durante este momento del año.

Lisse, Países Bajos

primavera
Créditos:
EFE/EPA/KOEN VAN WEEL

Si bien Holanda es una región reconocida a nivel internacional por sus flores, se recomienda un lugar que no es tan conocido o concurrido a nivel turístico, se trata de Lisse, una ciudad al sudoeste de Ámsterdam, allí se encuentra uno de los jardines florales más grandes del mundo, el Keukenhof, en este parque se plantan aproximadamente siete millones de bulbos de flores al año.

Este inmenso jardín cuenta con 32 hectáreas de espacio, posee una increíble colección de flores e híbridos de diferentes especies, invernaderos, molinos antiguos, lagos y fuentes para dar extensos paseos.

El momento perfecto para visitar este destino es entre abril y mayo, la primera da la oportunidad de hacer un recorrido a través de los campos holandeses.

Akureyri, Islandia

primavera
Créditos:
David Mark para Pixabay

Esta ciudad al norte de este país europeo es el hogar de los Jardines Árticos Botánicos (Lystigardur Akureyrar), un parque en el que se exponen las plantas nativas de la nación. Está a unos 80 mil metros del Círculo Polar Ártico, lo que hace aún más emocionante la aventura.

Haga un paseo nocturno, tómese un té con las plantas nativas disponible en los Jardines Árticos Botánicos, la entrada a este lugar es completamente gratuita. A su alrededor, las familias encuentran senderos y parques en el bosque, Kjarnaskógur, así como pistas de esquí, pero sobre todo una obsesión local con la comida rápida. Akureyringur es el término por el que se le conoce a una hamburguesa gigante rellena con papas a la francesa.

Carmona, España

primavera
Créditos:
Flickr: Tomas Alvarez

Es una ciudad que fue construida en un acantilado, hacia el sur de este país ibérico. Carmona es uno de los pueblos más antiguos en Europa continental. Algo que destaca durante la primavera en este destino son los campos llenos de girasoles a lo largo de su territorio.

El mejor momento para ver estas flores abiertas, que recubren más de 30.000 hectáreas de tierra, es mayo y junio. No se necesita carro para llegar hasta aquí, tome un bus desde Sevilla, que está solo a cuarenta minutos de este hermoso escenario.

Tokio, Japón

primavera
Créditos:
Wikimedia

Nada supera a la sakura, del tradicional y emblemático cerezo en flor japonés, que durante la primavera embellecen las calles de esta urbe cosmopolita.

Desde finales de marzo hasta mediados de abril, incluso comienzos de mayo, estas flores rosadas atraen la atención de locales y visitantes.

“En Tokio, los habitantes urbanos emergen de sus casas y oficinas para tomarse una pausa bajo la fugaz floración, sus celebraciones diarias usualmente se extienden hasta la noche”, dice Gulnaz Khan, editor de National Geographic.

Desierto del Sahara, Marruecos

primavera
Créditos:
Julian Hacker para Pixabay

Diríjase al popular Desierto del Sahara y tenga fe en experimentar una tormenta, de esta manera, repentinamente empiezan a surgir bellas flores desde la arena.

Desde las imponentes montañas hasta los desiertos que parecen interminables, sea testigo del amanecer sobre las brillantes arenas de este país africano.

Campos de brotes de color mostaza se asoman en el desierto del Sahara marroquí cerca de la ciudad de Erfoud, después de una primavera húmeda.