Fuerzas especiales y marchas

Publicado por: admin el Sáb, 25/01/2020 - 11:39
Share
El despertar de las masas ha llevado a que algunos líderes descifren el código de activación del inconsciente colectivo de la sociedad. Esto ha desembocado en marcha
Fuerzas especiales y marchas
El despertar de las masas ha llevado a que algunos líderes descifren el código de activación del inconsciente colectivo de la sociedad. Esto ha desembocado en marchas, protestas y en ocasiones, anarquía vandálica que le hace aún más daño a la sociedad. Muchas de ellas parten de realidades, pero son direccionadas o promovidas por intereses políticos y económicos, paradójicamente ajenos a los marchantes. La desestabilización, no es un tema ajeno para los servicios de inteligencia de los países; que en ocasiones opera solo a nivel nacional, pero en la mayoría tiene un radio de acción internacional, a causa de los interés geopolíticos y geoestratégicos. En el caso de Colombia, no entendemos como nuestros servicios de inteligencia han dejado que algunos grupos desestabilizadores sigan organizándose, tanto táctica como estratégicamente. ¿Será que es muy difícil hacerle seguimiento a los delincuentes y terroristas que destruyen bienes públicos y vulneran los derechos de millones de colombianos?   Propuesta 1.  Análisis y desarticulación. Sigan a los grupos (tenemos la tecnología y el recurso humano), individualícenlos, infíltrenlos o sorpréndalos con un allanamiento. Esos delincuentes no soportan una diligencia del CTI. Tanto planes escritos como comunicaciones por medios electrónicos son su condena. Ojo, no pueden seguir infiltrando las marchas, donde por falta de pericia táctica y planeación, los policías de inteligencia son captados quitándose los uniformes o montados en las motos de la policía.   Propuesta 2. Extracción “asalto urbano”. De la mano de la Fiscalía General de la Nación, CTI y Policía, monten un grupo de extracción de individuos peligrosos “un asalto urbano”. Me explico: en el momento que se identifiquen -por parte de la policía- individuos encapuchados que estén atentando contra derechos fundamentales o bienes privados o públicos. Se debe penetrar la masa de forma rápida y hacer la captura “extracción” de los individuos. El ESMAD (Escuadrones Móviles Antidisturbios de la Policía Nacional de Colombia) no puede contra las masas que usan armas irregulares pero contundentes. Aunque la Policía Nacional dentro de su estructura, si tiene la capacidad táctica en el COPES (Comando de Operaciones Especiales y Antiterrorismo) para hacer el operativo.  Como si fuera poco, Colombia cuenta con una élite de individuos entrenados AFEAU (Agrupación de Fuerzas Especiales Antiterroristas Urbanas), unidad táctica que fue creada después de la toma del Palacio de Justicia; para combatir cualquier amenaza urbana, como lo dice su nombre.   Nota.  A nivel continental, es la unidad más galardonada por sus competencias, entrenamiento y eficacia, está por encima de las fuerzas especiales de Estados Unidos.  Y no siendo suficiente, cada brigada cuenta con una compañía denominada AFEUR, (Agrupación de Fuerzas Especiales Urbanas) para combate en localidades. Aclaración.  La propuesta 2 no está direccionada a que estas unidades de Fuerzas Especiales Urbanas sean letales en su operación. Lo que ese busca es aprovechar el entrenamiento para desarticular a estos terroristas.  Las armas que utilicen deben ser no letales, pero la fuerza y rapidez deben ser contundentes. No podemos satanizar el derecho a la protesta, pero si debemos contener a los violentos y terroristas.  Lo que no se controla, no mejora.  @JuanPabloPineda